a

 
3 4 2< 5
   
IGLESIAS EN MÉXICO SORPRENDENTEMENTE DE PIE

IGLESIAS EN MÉXICO SORPRENDENTEMENTE DE PIE

by / 0 Comments / 2 View / agosto 16, 2018

Por Luz Elena Cruz V.

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida; nos da alegría, conocimiento y siempre nos reserva sorpresas, como las que nos deparan estas construcciones mexicanas que a pesar de que han sufrido fuertes embates de la naturaleza y el tiempo, se niegan a desaparecer; su majestuosidad sigue presente, sorprendiendo a quien ha tenido la fortuna de verlas.

PARROQUIA SAN PEDRO APÓSTOL EN CHURUMUCO,
MICHOACÁN
Nunca se acaba de conocer Michoacán, siempre nos tiene reservado algo más para maravillarnos como la iglesia semihundida que se encuentra en la Presa de Infiernillo “Adolfo López Mateos” en el municipio de Churumuco de Morelos. Esta parroquia construida alrededor del año 1800, fue donde el cura José María Morelos y Pavón ofició misas. Durante la guerra de Independencia casi fue destruida y años más tarde reconstruida.

La construcción de la presa El Infiernillo provocó que en 1965 se inundaran las poblaciones de Churumuco, Infiernillo y el ejido Las Minitas; sus habitantes fueron desplazados a otros pueblos, pero la iglesia de San Pedro Apóstol sigue de pie en medio de las aguas de la presa como un recordatorio de las comunidades que ahí habitaron y de la historia que guarda.

TEMPLO DE SAN JUAN VIEJO PARANGARICUTIRO, EN MICHOACÁN
No se puede dejar de mencionar el templo de San Juan Viejo Parangaricutiro sepultado bajo la lava del joven volcán Paricutín. Después de varias erupciones, la lava destruyó los poblados de San Juan Parangaricutiro, trasladándose hacia una zona muy cerca de Uruapan (Nuevo San Juan Parangaricutiro) y el que entoces se llamaba Paricutín, de ahí el nombre del volcán.

Del viejo poblado solamente quedó el templo enterrado hasta la mitad por lava petrificada, conservando la pila bautismal, el altar y la torre que se yergue orgullosa muy cerca del Paricutín.

IGLESIA DE SAN JOSÉ CONETA EN CHIAPAS
Muy cerca de Comitán se encuentra los vestigios de lo que fue el pueblo de Coneta. Según algunos informes, parece que se fundó alrededor del año 1596 y fue abandonado a principios del siglo XVIII, probablemente debido a las epidemias, algo muy común en aquellos tiempos en esas zonas de las tierras bajas.

Lo único que queda de lo que fue Coneta son las ruinas de un templo que datan de mediados del siglo XVII. Aunque se encuentra semi – abandonada y sin techo, sobrevive la fachada que está calificada como única, ya que gran parte de su decoración contiene elementos exclusivos que no se parecen a ningún otro, con cierto aire de algunas formas de la época prehispánica. Además, está considerada como una de las mayores expresiones del arte chiapaneco colonial.

La iglesia de San José Coneta forma parte de un convento del mismo nombre y es una de las más antiguas del estado de Chiapas. ¡Imposible no sorprenderse!

Your Commment