a

 
3 4 2 5
   

NUEVE FORMAS DE PASAR LA LUNA DE MIEL EN HUATULCO

by / 0 Comments / 2 View / febrero 11, 2018

Nueve bahías, treinta y seis playas con un sólo nombre: Huatulco, en la costa del océano Pacífico del esplendoroso estado de Oaxaca. La belleza que encierran cada una de las bahías no puede pasar desapercibida para nadie, menos aún para aquellos que buscan el paraíso en su “Luna de Miel”.

La belleza de Huatulco destaca por ser natural, casi virgen y sin artificios. Un solo lugar que se divide en nueve bahías, y de ahí surgen las playas que tanta admiración causan entre quienes las visitan. Empezar con un paseo en lancha por toda la zona,en el que descubrirán las características que distinguen a cada una de ellas.

Es un placer los deportes acuáticos en bahía de Conejos; el buceo, la natación y la pesca deportiva en un mar de tonalidades verdes y azules adquieren otras dimensiones. Aquí se puede llegar por vía marítima desde la playa Santa Cruz, o por la carretera a Salina Cruz, y así disfrutar de lo que ofrecen sus cuatro playas: Conejos, Punta Arenas, Arena y Tejoncito.

Los enamorados sienten especial atracción por la forma de corazón de la bahía de Cacaluta, en donde la llegada de diferentes aves migratorias dan un gran espectáculo, en medio de su privacidad, ya que sólo se puede acceder por mar. Muy diferente es Tangolunda —“mujer bonita” en zapoteco— con sus cinco playas (Ventura, Manzanillo, Tornillo, Rincón Sabroso y Tangolunda), el lugar predilecto para los visitantes que les gustan los deportes acuáticos, el golf y las comodidades de los hoteles de lujo.

Los lugareños de bahía de Santa Cruz, se sienten orgullosos de su embarcadero, de sus aguas tranquilas ideales para buzos primerizos y de la gran variedad de restaurantes de comida del mar. Aquí cuentan cómo en la playa La Entrega, traicionaron al General Vicente Guerrero y lo entregaron para fusilarlo, es por eso que desde entonces la playa lleva ese nombre.

La unión de las bahías Maguey y El Órgano son perfectas para los que buscan la paz y la relajación entre aguas tranquilas y el sonido del mar.
En bahía Chahué, el calor del pueblo oaxaqueño se siente en la población de La Crucecita, y sus tres playas rodeadas de vegetación: Chahué, Tejón y Esperanza. No todos saben que bahía Chachacual es dueña de una gran reserva ecológica y de dos playas vírgenes, Chachacual y La India, a las que se puede llegar solo a través de una embarcación. La de San Agustín es la más grande de todas las bahías, rodeada por islas rocosas que parecen proteger el ambiente solitario de las hermosas playas de San Agustín y Cacalutilla.

Santa María Huatulco es bello por donde se mire, sus bahías han sabido conservar sus propias características que las hacen brillar entre otros destinos turísticos para nunca ser olvidadas.

Definitivamente, Huatulco es ideal para los enamorados lunamieleros.

Your Commment