a

2 3 4 5

VOLARIS, UNAS OFICINAS CORPORATIVAS A LA ALTURA DE SU FILOSOFÍA

by / 0 Comments / 1648 View / noviembre 14, 2015

“Imagínate llegar a una oficina llena de colores, donde nadie tiene un lugar donde sentarse; no hay teléfonos, ni basureros, donde hay una iluminación que es mayoritariamente natural porque buscamos que fuera una oficina que se pudiera certificar ecológicamente, y entonces la pregunta es ¿qué piensan los clientes cuando llegan?”(Extracto de palabras de Enrique Beltranena, Director General de Volaris en el video presentación del corporativo).

OFICINAS “COOL”, EMBAJADORES CONTENTOS
Así son las oficinas del corporativo de Volaris en el Complejo Samara, en Santa Fe, muy de acuerdo al concepto fresco de aviación, que claramente se refleja en sus campañas publicitarias, y en ser una línea aérea de bajo costo.

Ese mismo concepto se mantiene en el diseño interior del corporativo. Las oficinas tienen piso de cemento y se pueden ver pasillos que parecen pistas de aterrizaje; pero quizás lo más importante, es la forma como reutilizaron piezas que prácticamente eran de deshecho, y construyeron un espacio para que los embajadores de Volaris se sintieran cómodos y además reflejara el espíritu de la empresa.

Fuselajes, asientos de avión, cajas de herramientas, llantas de aterrizaje e incluso se utilizó madera para hacer divisiones de ciertas áreas y espacios, para dar una especie de privacidad, pero en general los espacios son abiertos.

Una aerolínea que sus clientes la identifican por ser divertida y con ideas originales, no podía sacrificar ese concepto al desarrollar el espacio en donde trabajan sus embajadores. Las oficinas tendrían que reflejar todo eso y principalmente que fuera un lugar pensado para que las personas que ahí laboran, se sintieran totalmente cómodos.

Cuando se cambiaron al edificio de Santa Fe, redujeron en un 56% el número de reuniones formales y el tiempo que le dedicaban, debido a que existe una mayor comunicación en las áreas abiertas y además porque no hay salas formales de reuniones. Las salas son asientos de avión y cajas de baterías; así la gente se siente más relajada y se enfoca en lograr sus objetivos.

La oficina cuenta con diferentes áreas: la terraza, que además de ser zona de fumar, también es para desarrollar ideas; la de recarga de energía, un lugar donde se puede comer, y la de esparcimiento, para jugar ping pon o Nintendo, y hasta se pueden tomar clases de yoga; la idea es tratar de sacar a la gente de la rutina para que su rendimiento sea óptimo.

El último reto que se plantearon fue el de integrar una universidad en ese espacio, y así fue como crearon un área de capacitación, en donde los embajadores se entrenan y desarrollan sus aptitudes en la universidad Volaris.

SER WIRELESS, ES LO DE HOY
Tal y cómo lo dice uno de los letreros que se ven en el corporativo, Volaris se planteó el desafío de comunicarse con una población de 25 años en adelante a través de las diferentes redes sociales. Se hizo una empresa totalmente inalámbrica, en donde la computadora es el teléfono, y la flexibilidad permite la creatividad; ese es otro de sus éxitos.

Con tan sólo siete años de haberse creado, Volaris ha hecho cambios en la aviación; su vitalidad, innovación y ese toque divertido que le imprime a cada una de sus campañas, bien se reflejan en esta oficina, con una vista preciosa de 360º grados de Santa Fe.

Your Commment